Una vuelta al sistema de vueltas

El mundo de los repasos ofrece varias técnicas y opciones, sin que haya una mejor que otra; simplemente son diferentes. El sistema de vueltas es uno de los métodos más populares. No hay dos opositores iguales, así que una técnica que funciona para uno puede no ser adecuada para otro. Debes probar y elegir la que mejor se adapte a ti.

Cuando estudias un tema, inicialmente el conocimiento se almacena en la memoria a corto plazo, lo que significa que, tras unos días, habrás olvidado gran parte de lo estudiado. Por ello, es necesario transferir esos conocimientos a la memoria a largo plazo.

¿Y cómo lograr que el conocimiento se almacene en la memoria a largo plazo? Mediante repasos espaciados en el tiempo.

Primeros pasos en la oposición

Si estás comenzando a opositar, no te preocupes demasiado por el tiempo que inviertes en cada tema. Durante tu primera vuelta al temario, lo importante no es la rapidez, sino que comprendas bien lo que estás estudiando. Si tardas 4 o 5 días en aprender un tema, es normal. Los primeros meses de la oposición son difíciles porque estás adaptándote al “modo opositor”. Con el tiempo, conectarás conceptos y memorizarás más rápido.

Es fundamental entender que las oposiciones no son como una carrera universitaria o un máster. Aquí no sirve repasar solo unos días antes del examen; los repasos deben ser constantes. Repetirás y revisarás tu temario una y otra vez, siempre encontrando partes que habías olvidado.

Además de repasar continuamente, es útil hacer esquemas y resúmenes para organizar mejor tus ideas y conceptos.

Es aconsejable estudiar en intervalos cortos, mejorando así la eficacia y la concentración. Es más productivo estudiar en intervalos de 45-60 minutos con descansos de 5-10 minutos que intentar estudiar 3 horas seguidas.

Repasos y más repasos

¿Realmente es necesario repasar tantas veces el temario? Sí. Estudios demuestran que olvidamos la mitad de lo aprendido en las primeras 48 horas. Entonces, ¿cómo memorizar todo el temario? Repasando constantemente. Incluso si crees haber memorizado bien un tema, siempre debes repasarlo. No dejes un tema sin repasar durante 3 o 4 meses porque surgirán dudas, especialmente en exámenes tipo test donde las respuestas pueden ser muy similares, cambiando solo una palabra.

Puedes realizar microrepasos en cualquier momento, como mientras viajas en metro o esperas en la consulta del médico. Estos repasos breves son útiles para consolidar la información en la memoria a largo plazo.

Sistema de vueltas

El sistema de vueltas es el método más usado por los opositores, pero recuerda que ningún sistema es perfecto. Cada opositor debe crear su propio sistema de estudio y repaso, adaptado a sus circunstancias personales.

El sistema de vueltas implica repasar tema por tema hasta completar todo el temario, asegurándote de no dejar nada sin repasar. En la primera vuelta, no es crucial el tiempo invertido en cada tema; lo importante es entender bien lo que estás estudiando. A partir de la segunda vuelta, debes empezar a controlar los tiempos.

No es necesario repasar los temas en orden. Puedes hacerlo de manera aleatoria, pero asegúrate de controlar los temas estudiados para no repetir antes de completar una vuelta.

Una vez que hayas adquirido experiencia y fluidez en el estudio, es importante controlar bien el tiempo que inviertes en cada vuelta y en cada tema, ya que debe reducirse progresivamente. Si la primera vuelta al temario te tomó 7 meses (solo un ejemplo), no deberías tardar lo mismo en las vueltas siguientes.

Si tu temario es muy extenso, puedes complementar el sistema de vueltas con test globales. Realiza un test cada 15 días de todos los temas estudiados para hacer otro pequeño repaso y simular un ejercicio más real.

Deja un comentario

1 × uno =

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0.00